Democracia participativa y directa, clasificación y principios; proceso legislativo.

Lucha por la democraciaCuando la gente me pregunta sobre el tema de la democracia representativa y la democracia directa electrónica, yo me trato de poner en la piel de un rey absolutista al que le propusiesen una democracia parlamentaria que diese voz y voto a la burguesía liberal. Supongo que como rey pensaría: “Qué sabrán esos zafios burgueses sobre los asuntos de estado”. En un caso fue necesario el despertar económico de los liberales, ahora puede ser el despertar de las nuevas tecnologías de la información y la democratización de la información subyacente.

Algo de esta analogía es exportable al tema de la democracia representativa, participativa y directa.

Después de esta pequeña reflexión, me he querido dedicar a hacer mi propia clasificación de los sistemas de democracia.

CONCEPTOS

Como estipula la RAE la democracia es la: “Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno”.
Así que en base a esta definición, y siendo más bien puristas, podemos establecer que los apellidos deben hacer mención a:

La forma en que se ejerce esa intervención: Representativa, participativa y directa.
Los medios de los que se surte: Tradicional o electrónicaI.

Leer más: Democracia participativa y directa, clasificación y principios; proceso legislativo.

Resumen del procedimiento legislativo; restringido al congreso de los diputados.

La iniciativa legislativa ante el Congreso de los Diputados corresponde:

1º. Al Gobierno.
2º. Al Senado de acuerdo con la Constitución y su propio Reglamento.
3º. A las Asambleas de las Comunidades Autónomas, de acuerdo con la Constitución y sus respectivos Estatutos y Reglamentos.
4º. A los ciudadanos, de acuerdo con el artículo 87.3 de la Constitución y con la Ley Orgánica que lo desarrolle.
5º. Al propio Congreso de los Diputados en los términos que establece el presente Reglamento.

Esquema de las Fases en el Congreso:

1 Admisión a trámite:

Publicación, apertura del plazo de presentación de enmiendas y envió a la comisión para la tramitación. La mesa de la cámara verifica el cumplimiento de los requisitos de cada tipo de iniciativa y, en su caso, ordena su publicación, la apertura del plazo de presentación de enmiendas y el envío a la Comisión competente para la tramitación (primer texto publicado de la iniciativa).

Leer más: Resumen del procedimiento legislativo; restringido al congreso de los diputados.

Transparencia y democracia directa; debate en las redes sociales.

Barrer bajo la alfombraLa transparencia en todos los ámbitos, público y privado, nos ofrece un excelente indicador de la imperfección de nuestro mundo. Por así decirlo, revela el tamaño de la alfombra que necesitamos para esconder el polvo que movemos al barrer.

Analizando la transparencia en el ámbito privado:

¿Por qué es necesaria la intimidad? Responde principalmente a una de las necesidades afectivas de la Pirámide de Maslow, y muestra unívocamente el miedo a exponernos a los prejuicios de nuestros congéneres, el deseo de huir de su juicio, ya que, a pesar de compartir nuestras imperfecciones, la realidad nos demuestra que toda información es utilizada, ya no para hacer justicia, sino para vilipendiar y hundir a nuestro oponente allí donde fuera preciso; aunque para ello sea necesario utilizar información, sesgada, parcial o, directamente, inventada.

Leer más: Transparencia y democracia directa; debate en las redes sociales.

Democracia, elección y voto, la apuesta racional

Con las elecciones de nuestra democracia en el candelero y los votos a la vuelta de la esquina, me he dispuesto a analizar las diferentes calidades del voto que imperan en nuestra naturaleza; en concreto, desde el prisma de la psicología, y más específicamente: la motivación. Definiendo la motivación como el estado interno que impulsa a una persona hacia un determinado medio de satisfacer una necesidad, entenderemos que nuestras elecciones son esclavas de las necesidades, las cuales fueron convincentemente catalogadas por Maslow en su famosa Pirámide. Así, toda aquella persona que vote, o no vote, lo hará motivado por dichas necesidades.

Basándonos en la Pirámide de Maslow, en nuestra democracia podríamos clasificar los votos en tres grandes categorías:

Leer más: Democracia, elección y voto, la apuesta racional