Ley de transparencia, centralización y control

Acogí con cierta sorpresa la consulta popular abierta para el anteproyecto de la ley de transparencia, hito mayúsculo y que sin embargo creo ha pasado con tibieza por los medios de comunicación. La importancia del hecho no radica en la utilidad del proceso, que por ser el primero en su género dudo tenga mayor repercusión que la fanfarria pública asociada a una demostración de buena voluntad, sino por el hecho de que, tras el periplo de la democracia en España, es el primer gesto desde el poder que viene a remodelar el pilar sobre el que se asienta nuestras democracias: la participación ciudadana.

En un ejercicio de coherencia personal no he podido sino aportar mis comentarios a la misma y participar así en este experimento desde el escepticismo, un escepticismo matizado con cierto poso de esperanza en el largo plazo. No vaya a ser que digan que nadie se ha molestado en participar.

Leído el anteproyecto vemos que son cuatro los apartados que lo componen, Transparencia, Derecho a la Información, Buen Gobierno y Otras disposiciones. Yo encuentro a mi gusto varios comentarios que no ordenaré tanto por apartados sino por ideas, a saber:

Leer más: Ley de transparencia, centralización y control

Información, seguridad y gobierno, la necesidad de conocer

Que la información es poder es una noción que no escapa a nadie. La información es la base de la toma de decisiones, por lo que, sin una información adecuada, no es posible ejercer un buen gobierno. En el pasado mandar un mensaje, los escasos 18 Kilobytes que ocupa este artículo, podía demorarse semanas o incluso meses, ahora la información se mueve a la velocidad de la luz, y al amparo de esta mejora de la capacidad para compartir la información nuestros sistemas de gobierno se han ido tornando más complejos. Esta revolución en la capacidad de transmisión y tratamiento de la información es la que debe impulsar a abandonar las perspectivas simplistas en la toma de decisiones, imponiendo un prisma interdisciplinar en las formas de gobierno, al modo en el que trabajaría uno de esos famosos “think tank”. Si recordamos la ley de Metcalfe o de Reed que propugnan, en resumidas cuentas, que el valor de una red crece exponencialmente con el número de usuarios, podremos imaginar el valor incalculable de un “think tank” a escala estatal.

Leer más: Información, seguridad y gobierno, la necesidad de conocer

Mérito y esfuerzo, la herencia deseable

Embelesados por el concepto de justicia, que es dar a cada cual lo que le corresponde, no podremos sino escandalizarnos al echar un vistazo a nuestra sociedad actual, paradigma indiscutible del desconcierto contributivo y distributivo.

Todo sistema que aspire a una equitativa repartición de su patrimonio de acuerdo a los méritos y el esfuerzo, chocará de entrada con la valoración de dichos méritos, de los que en muchos casos no se podrá sino dar una estimación subjetiva. Para paliar en alguna medida esta problemática se recurre generalmente a la objetivación de las cualidades por medio de test o pruebas que puedan dar una referencia, por ejemplo, sobre la inteligencia de un individuo,con el número de respuestas acertadas, o sobre la naturaleza de su esfuerzo, con el número de horas de clase necesarias para culminar el plan de estudios de una carrera. Siempre habrá que asumir sin embargo, que dichas cuantificaciones pueden obviar aspectos cualitativos de gran relevancia: no tienen nada que ver cuatro horas cavando una zanja que cuatro horas en un debate parlamentario, aunque haya coincidencia de lapso temporal trabajado. Y ahí es donde se aplican coeficientes de ponderación.

En cualquier caso, en el extremo, sería factible evaluar a dos personas diferentes y clasificarlas según un baremo; para ello sólo se necesitaría:

Leer más: Mérito y esfuerzo, la herencia deseable

Gobernabilidad vs indefensión política de las minorías.

Uno de las mayores objeciones a la democracia directa electrónica se fundamenta sin duda en este concepto, la gobernabilidad, con ideas que se adhieren a ella, como la indefensión de las minorías en contraposición a la tiranía de las mayorías, la espectacularización de la política o la necesidad de una jerarquía que imponga una directriz política asegurando una línea coherente de acción.

Como un tal McLuhan decía: “El medio es el mensaje”.

Leer más: Gobernabilidad vs indefensión política de las minorías.