Democracia Directa Electrónica

Se podría definir como el régimen político que permite al ciudadano participar de forma directa en el gobierno de un estado, merced a los sistemas de información y telecomunicación.

Democracia Directa Electrónica, Democracia Líquida, Ciber-democracia, Wiki-democracia o Democracia 4.0...; muchos son los nombres que se dan a esta utopía informacional que día a día va cobrando fuerza entre las reivindicaciones de la ciudadanía, ya sea de una manera explícita, como parte integrante de las propuestas del movimiento 15m , o implícita, como derivado lógico de aglunas de las líneas de pensamiento subyacentes a colectivos como Anonymous. Parece lícito pensar así, ahora que la crisis económica quiere evidenciar las carencias de nuestros líderes.

Pero, ¿tiene algo de realista semejante reclamación?

Leer más: Democracia Directa Electrónica

Constitución e iniciativa popular, la contradicción implícita.

La constitución española contempla en su artículo 87.3 la iniciativa popular y en el 92 la posibilidad del referéndum. Si bien, sendas leyes ordinarias, la 2/1980 y la 3/1984, regulan en detalle aquellos aspectos  del referéndum y la iniciativa popular que no tuvieron cabida en la constitución.

1- La constitución limita el referéndum a las “decisiones políticas de especial transcendencia” y asigna la iniciativa al Presidente del Gobierno.

2- Y en cuanto a la iniciativa popular, queda restringida, en resumen, a aquellas leyes de menor importancia y/o complejidad (todas aquellas que no sean leyes orgánicas, de naturaleza tributaria, de carácter internacional…).

La constitución contiene así un mensaje contradictorio, con respecto a la posibilidad de la participación ciudadana:

Leer más: Constitución e iniciativa popular, la contradicción implícita.